Cómo se llega a la adopción

¿Cuál es el sentido profundo que nos mueve a adoptar?

Todos los padres depositamos una compleja trama de deseos inconscientes en nuestros hijos. Esos deseos marcarán su vida y tendrán que ver con la completitud, la realización, la reparación… Y si es importante tener en cuenta la cuestión de los deseos con los hijos biológicos, no lo es menos a la hora de plantearse una adopción.

Todas las acciones humanas tienen un sentido y, por cierto, son pocos los que llegamos a conocer de cada una de ellas. Algunos son fáciles de descubrir y de entender, pero otros nos permanecen velados. Cuanto más claros y develados tengamos los sentidos de nuestros actos, sobre todo en las cosas fundamentales de la vida, será mejor para nosotros y para quienes comprometamos en cada paso. En la adopción existe un estado de necesidad mutuo: hay adultos que desean un hijo y hay un niño que desea encontrar padres. En la concepción también lo hay, pero de un solo lado: son los padres quienes desean un hijo, ahí no aparece todavía un hijo que desee tener padres. Después los deseará, pero será después.

A este encuentro no se llega sin una historia previa: un dato que hay que tener en cuenta. El hijo biológico llega con la trama de una única historia, la que van construyendo los padres en la búsqueda y la espera. Los padres de un hijo adoptivo también transitan una búsqueda y una espera, pero cuando él llega ya son dueños de una historia previa con “sus hijos” (si ya los tienen) o con sus “no hijos”.

Lo mismo sucede con el hijo en adopción, que tiene una historia anterior en la que ha sido hijo de alguien y ha debido dejar de serlo. Es un niño que por diversos motivos se “ha topado” con una maternidad y una paternidad “temporalmente vacantes”. Pero como la maternidad, la paternidad y la “hijidad” van más allá de lo biológico, la cultura nos permite darnos hijos y darnos padres, y jugar en el terreno de las emociones que cada función permite.

Escrito por | 18 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta