Conductos lagrimales obstruidos en los ojos del bebé

Si bien en un principio los síntomas son similares a los de la conjuntivitis, algunos niños nacen con los conductos lagrimales obstruidos. Para detectar este problema, común en el 20% de los recién nacidos, sólo hay que observar los ojos del bebé y verificar si hay secreciones blancas o amarilla que aparece a las dos semanas del nacimiento aproximadamente.

Esto sucede porque, en condiciones normales, las lágrimas drenan hacia la nariz a través de unos pequeños conductos situados en las comisuras internas de los ojos. Cuando la membrana que recubre los conductos mencionados no se abre –o bien se abre en forma parcial- las lágrimas no drenan y regresan hacia los ojos pudiendo entonces infectarse.

En un principio notaréis que los ojos están llorosos pero a medida que la infección avanza aparecerá la secreción blanca o amarilla en la comisura de los ojos. Incluso los párpados se pueden pegar.

Además de la medicina correspondiente para tratar la infección hay varias formas de tratar la obstrucción: desde masajes suaves en la zona, ejerciendo presión en forma ascendente o con compresas tibias. Si pasados los seis meses del bebé el conducto sigue obstruido puede realizarse una pequeña intervención quirúrgica.

Vía: Babycenter

Escrito por | 22 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre General

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta