Consejos para la hora de acostarse

La hora de irse a la cama siempre es difícil aunque en algunos casos se vuelve un gran problema para los padres quienes deben enfrentar una batalla diaria cuando el sol se oculta y es hora de soñar.

Si bien no hay recetas mágicas, las rutinas suelen ser grandes aliadas para bajar las revoluciones del niño para así llevarlo al horario nocturno sin mayores complicaciones. De una forma u otra, el pequeño debe saber que ha llegado el momento de dormir aunque la buena noticia es que es posible hacerlo sin mayores inconvenientes.

Para eso, se sugiere señalar la hora de ir a la cama con una alarma o avisador para que el niño sepa que, luego de la señal, tiene cinco minutos más para estar despierto. Otra idea es la de usar un reloj de juguete junto al de verdad. Cuando las agujas del de verdad se alinean con las del de juguete será la hora de dormir.

Los padres deben mantener las rutinas claras y es por eso que se aconseja fijar una hora precisa para ir a dormir y no alterarla. Por lo general, los niños pequeños no tienen sueño a la hora de acostarse y es por eso que les gusta mirar un juguete en la cama, leer un cuento o simplemente charlar. En estos casos, es bueno que duerman con hermanos similares para conversar antes de dormir.

Los padres pueden recostarse durante unos minutos antes de retirarse de la habitación del niño. De esta forma, se sentirán acompañados y su último recuerdo será el de la proximidad con sus padres.

Escrito por | 22 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta