Consejos para padres sobreprotectores

Un niño tiene que estar preparado para su vida futura, ser capaz de adaptarse en sociedad en este complejo mundo. Desafortunadamente, algunos padres se toman demasiado en serio esta tarea o tienen demasiado temor por la seguridad de sus hijos. La sobreprotección de los padres plantea respuestas negativas en el niño: Los padres demasiado estrictos suelen limitar las actividades del niño o mantienen al niño encerrado en casa por temor. El niño puede volverse muy pasivo y frustrado. También se pone en riesgo su autoestima. La protección excesiva puede generar niños excesivamente tímidos. Suelen carecer de confianza en sí mismos ya que nunca se les dio la oportunidad de enfrentarse con el mundo por su cuenta o interactuar con los demás o desarrollar sus habilidades de comunicación. Mientras algunos niños nacen tímidos, otros pueden llegar a ser tímidos, por la sobreprotección de los padres. Los padres que están siempre a la defensiva inculcan miedo al fracaso. Como estos niños siempre están siendo vigilados, no tienen la experiencia suficiente para perseverar cuando están parados sobre sus propios pies. Cuando se enfrentan con dificultades o en un nuevo entorno, son más propensos a fallar debido a sus temores. En el peor de los casos pueden de mayores caer en el consumo de drogas o alcohol.

Hay muchos padres que se dan cuenta a tiempo de que están siendo excesivamente protectores y quieren saber cómo se puede superar este problema. El sólo hecho de darse cuenta puede hacer una gran diferencia. Esto ayudará a cambiar la perspectiva hacia las actividades del niño.

Anima a tu niño a probar algo nuevo. Puedes observarlo pero no detenerlo. Cuando sientas que tu hijo está haciendo algo peligroso, lo mejor es darle una advertencia. Explicarle las repercusiones de lo que está haciendo y cómo le afectará. Esto va a poner al niño en guardia y evitará que se lastime por ejemplo.

Habla desde el corazón con tu hijo, explicándole cuáles son tus temores, te sorprenderá lo comprensivo que el niño puede resultar, y por lo general una vez que sabe a  que tu le temes se mantendrá alejado del peligro.

Ayudalo a identificar el bien del mal, esto le ayudará tomar decisiones maduras y sabias desde muy temprana edad por sí mismo.

Cuando le niegas el permiso para hacer alguna actividad o ir a algún lugar en particular, explícale las razones por las cuales lo haces. La falta de esta explicación puede hacer que el niño malinterprete tus intenciones. Justificando tus acciones le ayudarás a tu niño a entender la verdad detrás de cada prohibición.

Escrito por | 23 de octubre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta