Consejos para que el niño se duerma feliz

Una regla de oro para lograr que los niños vean el momento de acostarse con más agrado, es evitar el exilio del cuarto como una forma habitual de castigo; con ello se corre el riesgo de que la hora de dormir sea asociada por la mente infantil a un sentimiento de fastidio y rechazo, con lo que se obtiene el efecto contrario al buscado. Nunca hay que olvidarse de la importancia que tiene lograr que el niño relacione su cuarto, y el sueño, con momentos agradables e, incluso, deseables.

Lo ideal para que los niños se vayan sin problemas a la cama es decorar ese momento con ciertos rituales. Por ejemplo:

  • Contarle un cuento o inventarle alguna historia que le guste.
  • Tener preparado un vaso de gaseosa o agua mineral.
  • Una corta charla justo antes de apagar la luz.

Todas estas cosas sirven para reducir notablemente el nivel de ansiedad que suele acompañar al hecho de quedarse sólo en la habitación. Puede ocurrir que el niño trate de extender este momento de la despedida y, si por él fuera, hasta el amanecer. Por eso es muy importante establecer con mucha precisión cuáles son los límites exactos de estos rituales, por ejemplo: “ahora voy a leerte los dos cuentos de esta noche, si te cansas antes decímelo y seguímos mañana”

Escrito por | 7 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta