Constipación en el lactante

Es poco frecuente cuando el pequeño está alimentado con leche materna, y más común cuando se utilizan fórmulas lácteas o cuando se comienza a administrar papillas, en las que generalmente se utilizan alimentos con bajo contenido celulósico (residuos). Es conveniente consultar tempranamente al pediatra, quien transmitirá la seguridad de que el bebé no corre riesgo aunque haya pasado varios días sin tener deposiciones, luego de descartar otras causas poco frecuentes que pudieran desembocar en esta  situación. El problema se solucionará rápidamente dándole la misma leche pero menos concentrada, lo que aumentará el contenido acuoso de las heces.

Además, se administrarán jugos cítricos o de ciruelas secas hervidas (poco concentrado), u otros azúcares parcialmente absorbibles. Se enseñará a la mamá a estimular la contracción del colon con suaves masajes en la pancita del bebé, en el sentido de las agujas del reloj, y a colocar al niño en posición semisentada cuando se perciban los esfuerzos que hace para evacuar, de modo que pueda contraer con más eficacia sus músculos abdominales.

Si han aparecido hilos de sangre con las deposiciones muy duras, el pediatra constatará la presencia de una lesión anal (fisura). En ese caso, se indicará su tratamiento con una higiene adecuada, y el uso de pomadas anestésicas que aliviarán el dolor del pequeño en el momento de evacuar; de lo contrario, el dolor inhibiría aun más la defecación, las heces se endurecerían más y se generaría un verdadero “círculo vicioso”.

Escrito por | 17 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días y Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta