Contratos y premios con los niños

Negociar y acordar contratos es una estrategia de mucho valor educativo para encaminar la conducta de nuestros hijos. Si, por ejemplo, persigues que el niño mejore sus notas en clase, en vez de castigarle suprimiendo el baloncesto, puedes proponer lo siguiente: él va a estudiar más en casa y escuchar mejor en clase. En cambio, le vas a ayudar con las matemáticas todos los días.

Hay que acordar entre las dos partes un periodo de tiempo para el cumplimiento del acuerdo. Mientras dure el contrato tú le vas a otorgar tu confianza y no reñirás si llega alguna mala nota. Una vez fijados los términos, conviene consignarlos por escrito, poner fecha al documento, firmarlo y colgarlo en un lugar visible. Y recuerda que se enseña con el ejemplo: más vale que cumplas tu parte a rajatabla.

LOS PREMIOS

¿Tu hijo se ha esforzado? ¿Ha conseguido superarse? ¿Ha sido obediente? ¿Ha sido colaborador? Se merece un premio. Los psicólogos han comprobado en numerosas investigaciones que los premios son más efectivos que los castigos para moldear las conductas. Así que no debemos regatear las recompensas.

Ahora bien, los premios más valorados no son siempre los que cuestan dinero. Las alabanzas son premios. También lo son los momentos compartidos en exclusiva. No olvidemos que para cualquier niño, el mejor premio es sentirse valorado, atendido y reconocido.

Escrito por | 30 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta