Control de esfínteres para un niño de 2 años

Llegar a controlar el pis y la caca supone un aprendizaje difícil para el niño. Los padres pueden ayudarlo con amor, paciencia e inteligencia.

Empieza una etapa difícil, tanto para los chicos como para sus padres: la conquista de la pélela. Para salir victoriosos de esta importante empresa, hay que pertrecharse de las mejores armas: información, paciencia y mucho amor.

¿Qué significa el control de esfínteres para un niño?

Cuando el bebé nace, lo hace con un funcionamiento psíquico que se llama “principio de placer” y que consiste en la no postergación, la satisfacción inmediata de todos los deseos. En este principio de placer entra también la inmediatez para evacuar en cuanto siente necesidad. A medida que el pequeño va madurando adquiere otro principio de funcionamiento psíquico que no anula el anterior, ni lo hará jamás, pero sí que lo complementa.

Se llama “principio de realidad” y tiene que ver con la posibilidad de esperar. Por este motivo, en el control del pis y la caca hay enjuego mucho más que un simple esfínter muscular. Es el paso que da el chico de no poder contener a poder esperar y aguantar. Por otro lado, es una época en la que se empieza a desarrollar su autonomía e independencia. Es decir, ahora él va a poder controlar y decidir cuándo hacer pis o caca.

Escrito por | 21 de julio de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta