Cuando duelen los pechos durante la lactancia

Durante la lactancia, la hinchazón de los senos, con el correspondiente dolor, es algo habitual. Si bien no es un problema grave, resulta lo suficientemente molesto como para tratar de evitarlo. Para eso, atienda los siguientes consejos:

Es importante que el ciclo de alimentación se inicie temprano en la mañana y se mantenga en una frecuencia estándar de diez a doce veces durante el día. Para una estimulación adecuada y un buen desagote de la leche, el bebé recién nacido debe amamantar cada hora y media como mínimo y cada tres como máximo.

  • La postura cuando se da el pecho es fundamental: la mamá debe estar descansada, relajada y tener la espalda recta.
  • Es útil extraer un poco de leche con la mano o con un aparato, pues esto ayudará a ablandar la aureola del pezón sin producir sobreestimulación.
  • Es aconsejable tomar una ducha tibia, poner unas compresas tibias y húmedas o hacer unos masajes suaves antes del momento de la lactancia, para que el pecho esté más relajado y sea más fácil para el bebé tomar la leche.
  • Después de dar de mamar, aplique unas compresas de agua fresca en los pechos para bajar la inflamación.
  • Si nota problemas más graves, recurra al médico.

Escrito por | 12 de mayo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta