Cuando el bebé llora

Cuando llora, está diciendo que algo le pasa (este mecanismo garantiza su supervivencia), sólo que muchas veces no es fácil adivinar de qué se trata. Por eso, sobre todo al principio, hay que esforzarse en descifrar ese lenguaje, observando y escuchando lo que el bebé demanda en cada momento.

Por ejemplo, ¿llora porque tiene hambre? ¿Porque tiene el pañal mojado? ¿O acaso porque tiene gases? ¿Siente frío o tiene calor? ¿Está incómodo y le gustaría que lo cambiáramos de postura? ¿Quiere que lo acunemos porque no puede dormir? Por fortuna, con el tiempo, casi todo los padres son capaces de distinguir al instante los diferentes llantos. Y eso es importante.

Experimentar una contrariedad tras otra (“tengo hambre y quieren que me duerma”, “tengo sueño y me dan la teta”) a la larga crea confusión y desconfianza en el bebé. Ahora bien, tampoco deben sentir remordimientos los padres que en alguna ocasión cometen un error al interpretar el mensaje. Eso no va a trastrocar la confianza que su hijo tiene en ellos.

Escrito por | 18 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta