Cuando es necesario reprender

En general, resulta más agradable para los padres premiar a sus hijos que castigarles, pero puesto que es imposible mantener la disciplina en casa y hacer que el niño adquiera buenas costumbres sin castigar a veces, mejor hagamos uso de castigos efectivos, apropiados y convincentes… Ya que debemos castigar, mejor hacerlo poco y bien.

¿CUÁNDO CASTIGAR?
Por varios motivos, podemos afirmar que conviene castigar lo menos posible.

• Normalmente, el castigo tiene como objetivo reprimir una conducta que nos desagrada: “Niño, no grites, no toques, no pegues… “. Sin embargo, es más importante estimular al niño a hacer y aprender que a reprimirse.

• Si le castigamos a menudo, el niño puede adoptar un comportamiento inhibido, pasivo, agresivo… Puede volverse mentiroso, hipócrita. Puede convertirse en un adolescente en continua rebeldía contra sus padres o, al contrario, desarrollar una personalidad muy sumisa.

• Para ser eficaz, el castigo debe sorprender. Uno se acostumbra a todo, incluso a los castigos. En vez de llevarle a ceder, le conduce a inventarse estrategias para padecer menos el castigo. Evitar su rigor se convierte en su preocupación principal.

Escrito por | 22 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Padres

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta