Cuándo llevar al bebé al oculista

La consulta a un experto es imprescindible si detectamos que nuestro hijo:

• Aparta los ojos cuando se encuentra frente a una fuente de luz.

• En las primeras semanas de vida, presenta en los ojos una infección persistente (es probable que tenga tapado el conducto lagrimal).

• No logra seguir con la vista un móvil o un objeto de colores.

• Tiene más de siete meses y bizquea a menudo o pestañea en forma acelerada. (A los seis meses generalmente posee la capacidad de coordinar los dos ojos y ya determina cuál de las caras que se ofrecen a su vista le agrada o desagrada.)

• Entrecierra los ojos e inclina la cabeza al mirar un objeto.

• Acerca excesivamente los objetos a los ojos para observarlos.

• Sin estar resfriado, evidencia tener conjuntivitis (tiene los ojos llorosos y los párpados pegados por el pus).

• Presenta cualquier tipo de manchas en la pupila. (Al año, la visión es perfecta y el iris ya ha tomado su color definitivo.)

Uno de los más valiosos intercambios entre la madre y el bebé se produce a través de la mirada. Por lo tanto, es imprescindible estar atentas al funcionamiento y correcto desarrollo del aparato visual ya que de él depende una parte fundamental de su crecimiento.

Escrito por | 13 de abril de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Salud y Salud

Artículos relacionados

Comentarios

  1. Conductos lagrimales obstruidos en los ojos del bebé - Crece Bebe - 22 de junio de 2010 | 16:55

    […] Para detectar este problema, común en el 20% de los recién nacidos, sólo hay que observar los ojos del bebé y verificar si hay secreciones blancas o amarilla que aparece a las dos semanas del nacimiento […]

Deja una respuesta