Cuidado con los hongos

Las playas y las piletas son, en esta época, el lugar idóneo en el que se desarrollan a su antojo una serie de enfermedades cutáneas que se denominan genéricamente hongos y que crecen al amparo de la combinación del calor con la humedad. La mejor forma de luchar contra ellas es prevenirlas, manteniendo siempre una higiene escrupulosa.

Al llegar al lugar de veraneo hay que enterarse en qué estado está la playa, para saber cuáles son las zonas contaminadas. En las piletas y en algunas playas es conveniente que los chicos usen sandalias de goma para andar por las zonas húmedas.

Cada uno debe tener su propia toalla, tanto a la hora del baño como en casa, y no compartirla con extraños: a través de ellas los hongos se contagian con mucha facilidad.

La piel se debe lavar diariamente con un jabón dermoprotector, prestando atención a las zonas interdigitales, la planta del pie y todos los pliegues de la piel. Después, secar cuidadosamente. Conviene lavar todos los días las sandalias y aplicar un spray o talco desinfectante a las zapatillas.

Si aparecen unas manchas blancas en la piel o descamación en el pie, hay que consultar rápidamente con el dermatólogo.

Escrito por | 22 de julio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta