Cuidados de la herida umbilical

Antes de dejar la maternidad te explicarán cómo debes cuidar la herida umbilical; si no, solicítalo y sigue las instrucciones que te den. Los restos del cordón suelen caer entre los diez y catorce días después de nacer, aunque pueden tardar algo más o menos. Hasta que se desprenda el cordón, lo más importante es mantener la herida limpia y seca.

Para las curas, se necesitan gasas estériles y alcohol de 70 grados (de venta en farmacias). En cada cambio de pañal, debemos limpiar la zona con una gasita empapada en alcohol (la piel circundante puede protegerse aplicando crema infantil), luego, conviene exponerlo al aire un momento para que se seque y, a continuación, envolver la base del cordón con otra gasa (también se puede dejar sin cubrir).

Algunos pediatras prefieren no bañar al bebé hasta que la herida se cure; si lo bañas, asegúrate de secarlo bien. Si hay pus, enrojecimiento, mal olor o si el pequeño llora al tocarle la zona, llévalo al pediatra, ya que podría tener una infección.

Escrito por | 15 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta