De vacaciones con un bebé

Después de los primeros meses del bebé, un cambio de aire viene bien a toda la familia, pero tal vez más a los padres que a los pequeños. Para no alterar demasiado sus costumbres, conviene seguir una serie de consejos:

La edad del bebé debe ser como mínimo de ocho semanas y, si se viaja al extranjero, seis meses para que así esté vacunado. Evitar destinos exóticos cuyas condiciones higiénicas no son adecuadas. La estadía debe ser superior a las dos semanas, de modo que al niño le dé tiempo de adaptarse.

En coche, la duración del viaje no debe ser de más de seis horas, y con paradas frecuentes. En avión es importante que esté sano y no atraviese ninguna gripe, catarros, otitis... Hay que llevar un chupete o biberón que alivie la presión de los oídos, y ofrecérselo en el despegue y aterrizaje.

Evitar, si es posible, la temporada alta, ya que los lugares de veraneo están más tranquilos, las playas más limpias y las temperaturas son más bajas. Alquilar un departamento con un ambiente parecido al de casa. Si es un hotel, tratar de que no sea muy concurrido. Consultar con el pediatra antes de elegir cualquier destino y, nuevamente, antes de salir. No olvidar llevar consigo todo lo necesario para la alimentación del bebé.

Escrito por | 23 de julio de 2010 con 1 comentario.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. ¿A dónde ir con un bebé de vacaciones? - Crece Bebe - 28 de julio de 2010 | 8:01

    […] preparamos para las vacaciones pero, esta vez, con un nuevo miembro en la familia.  Habrá que tomar algunos cuidados, mantener […]

Deja una respuesta