Dejar al bebé al cuidado de un familiar

Muchas madres se inclinan por un familiar para el cuidado del bebé. Esta opción es muy interesante siempre y cuando se puedan mantener claros los límites. Las abuelas, tías o parientes son ideales pues por lo general no cobran dinero alguno y, debido al vínculo, se preocupan por atender al bebé y darle todo su cariño al tiempo que buscarán transmitirle valores similares a los propios.

El problema surge a la hora de establecer la forma en la que los padres desean educar a ese niño cuando no están. En el caso de un familiar, la cercanía en ocasiones dificulta la libertad para decidir e imponer de los padres y es entonces cuando todo se mezcla y surgen los problemas. La filosofía de abuelos, tíos, etc. puede no coincidir con la propia y es entonces cuando la familia deberá sentarse a conversar para así establecer las pautas antes de comenzar a cuidar al bebé para evitar malos entendidos.

Si bien es común que las madres piensen en sus propias madres a la hora de dejar a sus hijos también hay que tener en cuenta que ellas ya han cuidado hijos y están en un momento de la vida en el que quizá desean realizar otras actividades y no tener una demanda semejante. Los niños requieren mucho esfuerzo y los abuelos pueden sentirse desbordados ante la demanda. Los padres deben pensar en ello antes de pedir este tipo de ayuda y quizá pensar en otras alternativas como  una niñera en casa o en una guardería.

Escrito por | 17 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta