Dejar los pañales, un largo aprendizaje

El proceso de dejar los pañales es largo y requiere de paciencia. Comienza cuando los padres establecen las primeras conversaciones sobre el tema con sus hijos y concluye muchos meses después cuando el niño utiliza el inodoro en forma natural.

Todos deseamos que llegue el día en que nuestro hijo se sienta en el váter o en el orinal y lo utiliza por primera vez pero… ¿qué sigue después?

Ese día es muy especial y es por eso que cuando ocurra el acontecimiento hay que felicitar a nuestros hijos, mimarlos, acariciarlos y llenarlos de elogios. Pero la proeza no es sinónimo de éxito y esta rutina es apenas el comienzo.

Sólo cuando los niños utilizan el inodoro o el orinal varias veces podemos dar por concluida esta etapa. Antes de eso, se trata de reforzar el concepto, recordarles a los niños que deben ir al baño y realizar sesiones de práctica. Este proceso demora entre uno y dos meses. Pasada esta etapa y cuando para el niño esta costumbre pasa a ser cotidiana estamos en condiciones de ponerle ropa interior que incluso puede ser elegida por él.

Escrito por | 31 de mayo de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta