Demasiados juguetes

Tengo un niño de cinco años que para estas fiestas me pide todo lo que ve en la televisión. Además, los abuelos por ambas partes se pelean por ver quién le hace los regalos más costosos. ¿Qué debo hacer?

Para acertar en sus gustos y verles felices, antes de las fiestas muchos padres llevan a sus hijos a ver la desmesurada oferta de juguetes que se exhibe en los grandes almacenes y supermercados. Sin embargo, no debes olvidar que en esta materia también impera la ley del deseo.

Así como un niño que se atiborra de dulces y golosinas termina por asquearse, el exceso de juguetes desconcierta o produce indiferencia. Sin ton ni son, el chaval pedirá cualquier cosa, cuanto más cara, mejor. Sus aparentes caprichos deben ser interpretados como un reclamo para que su padres pongan un límite a su demanda. El hecho de recibir regalos de forma ilimitada ya no le permitirá desear; y la falta de deseo produce caprichos, aburrimiento y angustia.

Muchos padres llenan a sus hijos de juguetes para que les dejen tranquilos. Otros, creen que de esta forma les manifiestan su amor. Por eso, conviene que hables con los abuelos y os pongáis de acuerdo para comprarle algunos juguetes, pero no la juguetería entera.

Escrito por | 28 de octubre de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta