Detectar problemas auditivos

Estos son los puntos que, sobre todo, deberéis tener en cuenta los padres para detectar problemas auditivos en los niños:

• si en vuestra familia existen o han existido casos de sordera congénita

• si, durante el embarazo, la madre ha padecido rubéola, toxoplasmosis o herpes

• si el recién nacido presenta alteraciones en la cara (deformación facial), o en el paladar, o bien en los oídos externos

• si al nacer, pesa menos de lo normal (aproximadamente 1.500 gramos menos)

• si hay un aumento excesivo de bilirrubina en la sangre

• si el recién nacido padece una meningitis bacteriana

• si en el parto, el pequeño sufre una asfixia importante

Si vuestro hijo se ve afectado por cualquiera de estas circunstancias, conviene que lo vea un especialista. De todas formas, aunque el niño parezca normal, es siempre útil realizar unas pruebas sencillas que os permitirán comprobar su capacidad auditiva.

Escrito por | 15 de noviembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta