Diferencias entre mamá y papá

“Que se pongan la bufanda, que hace frío”, avisa la madre al padre quien, con sus dos hijos, se dispone a dar un paseo invernal por la plaza. “¿Una bufanda? ;No exageres! Si enseguida va a salir el sol.”

¿En qué familia no se ha dicho esto mismo alguna vez? Cuando la temperatura cae por debajo de los diez grados y del sur sopla una brisa más o menos recia, las madres tienden a abogar por los gorros, las bufandas y los guantes, mientras que los padres suelen encontrar estas precauciones un tanto exageradas. Pero no sólo discrepan en este tema.

¿Cuántos caramelos pueden comer? ¿Deben aprender a decir gracias y por favor? ¿Conviene regalarles una bicicleta? ¿No ven demasiada televisión?… En la vida cotidiana con los niños surgen miles de oportunidades para no estar de acuerdo. ¿Por qué dos personas que supuestamente se han unido porque se entienden bien pueden disentir tanto por causas mínimas?

Gran parte de las diferencias de opinión se deben al estilo de vida distinto de ambos padres. La madre que pasa todo el día con sus hijos reacciona de otra manera que el padre que los ve sólo los fines de semana. En algunos aspectos, como el orden y la puntualidad, las madres amas de casa suelen exigir más a sus hijos, ya que son ellas las responsables de la buena marcha de la vida diaria.

Por otro lado, esta cotidianidad las hace también más tratables, más proclives a ceder y llegar a un consenso. Ambos padres pueden estar de acuerdo en que los hijos vean en la televisión sólo determinados espacios infantiles, pero un día de lluvia o un interés especial del chico pueden llevar a la madre a ser indulgente y dejarle ver un ratito más. Quizá el padre no se lo hubiera permitido, pero no por mayor severidad, sino por menor cercanía: mantenerse firme sólo de vez en cuando resulta mucho más fácil que hacerlo todos los días.

Aún más influencia ejerce la infancia propia de cada padre. Aunque, normalmente, la pareja tenga una buena comunicación en su nivel de adultos y criterios comunes, cuando llegan los hijos se resucitan, como por arte de magia, todas las viejas vivencias y emociones.

Escrito por | 29 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Padres

Artículos relacionados

  • Padres que piensan diferente

    Dos padres que piensen en forma diferente sobre un determinado tema deben dialogar y terminar por llegar a un acuerdo. Pero ¿qué hacer cuando...

  • La habitación de los padres

    La habitación de los padres es un símbolo de intimidad. En él, anida la privacidad de la pareja, el diálogo y la sexualidad. Al invadir los...

  • Ser padres, decir que no sin sentir culpa

    Ellos siempre demandan porque creen que lo que pronuncian se va a producir, pero ahí estamos los papis para poner límites inevitables. A...

  • Padres que saben disculparse

    Cualquier madre o padre nos dará enseguida la  razón si decimos que a los niños hay que enseñarles normas de educación y convivencia, como...

  • Aprender de las discusiones de los padres

    Escuchando a los padres, los niñs se dan cuenta de que éstos no toman sus decisiones a la ligera, sin pensarlas ni discutirlas previamente. La...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta