Disfrutar de las plazas con niños

En las plazas, los niños se oxigenan y disfrutan de los beneficios de la luz del sol, hacen ejercicio y desarrollan la motricidad, amplían su conocimiento sobre el entorno, viven experiencias nuevas y se hacen más autónomos y sociables. En especial para los que no asisten a una guardería, implica una oportunidad única de relacionarse con chicos de diferentes edades y también de empezar a enfrentarse y resolver situaciones difíciles (peleas por un juguete, levantarse solos si se caen, esperar turno, etc., etc.).

Además de estas ventajas, no se puede olvidar algo fundamental: en la plaza, los niños pequeños disfrutan a lo grande, porque les ofrece la posibilidad de realizar actividades que no pueden hacer en casa, como revolcarse en la arena, pisar charcos, andar en triciclo o perseguir palomas. Placeres que deberíamos concederles tan a menudo como nos fuera posible.

En teoría, los jardines públicos son lugares especialmente pensados para el ocio y el esparcimiento infantil. En la práctica, muchos de ellos presentan numerosas deficiencias que ponen en peligro la integridad de los niños, sobre todo de los más chiquitos. Para evitar accidentes, es preciso tomar algunas precauciones.

Escrito por | 24 de abril de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta