Dormir con los padres

Mucho se ha escrito con respecto al sueño de los niños y a sus despertares. Sin embargo, a pesar de ello, el tema sigue siendo un problema para muchos padres. Esto se debe a que, en primer lugar, cada familia es diferente pero además, a que las causas por las que los niños no duermen toda la noche son infinitas.

Por ese motivo, cuando se dan consejos en forma general acerca de qué es lo que hay que hacer, es muy probable que no resulten útiles para todos. En este sentido, y a fin de poder ayudar a que un niño duerma toda la noche, deberían ver si descubren qué ha pasado durante este tiempo de vida y que es lo que ha contribuido para que un niño adquiera  la rutina de levantarse en la mitad de la noche y tener que ser llevado a la cama de los padres, por ejemplo.

Muchas veces descubrimos que son nuestros propios temores los que hacen que, cada vez que el pequeño se despierte, lo llevemos a nuestra cama. En otros casos, aunque parezca contradictorio, no son los bebés los que quieren dormir con los padres sino que son estos los que se sienten a gusto en esos momentos. Por cierto que una vez que se ha instalado la “rutina” cuesta mucho volver atrás.

Con respecto a las posibles causas es cierto que la angustia del octavo mes contribuye a que los niños presenten durante un período de no más de algunos días terrores nocturnos que los despiertan. Ante esta circunstancia, cabe una sola respuesta: acompañar al pequeño dándole seguridad, cantándole o tan sólo apoyándole la mano sobre el cuerpo para que se sienta seguro.

Nunca lo llevaremos a la cama de los padres, no encenderemos las luces ni lo levantaremos más tiempo que el necesario para que se calme. Una vez tranquilo, lo pondremos nuevamente en la cuna. Todo esto contribuye a que el niño no adquiera una “rutina” que le cueste revertir una vez superado este proceso evolutivo.

Escrito por | 23 de enero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta