Dudas ante un segundo embarazo

Con dos el trabajo se multiplicará
No todos los sentimientos son puros. Con frecuencia se mezclan las preocupaciones por los hijos con dudas que conciernen más bien a la vida de la mamá: “¿Podré amar a los dos con la misma fuerza?” puede significar también: ¿Podré con todo el trabajo? ¿Tendré energía para ocuparme de tantas cosas a la vez?

Aunque el bebé requiere mucha dedicación, el mayor no tiene por qué quedar relegado a un segundo plano. Los padres pueden integrarlo al cuidado del más chiquito, eso lo hará sentirse importante. Además siempre encontrarán tiempo (mientras el bebé duerme, por ejemplo) para ocuparse de él con exclusividad.

¿Me quedará tiempo libre?

Incluso puede ser que la madre tema culpar inconscientemente al nuevo bebé por su reforzada sujeción a la casa. Si con un solo hijo aún es posible dedicarse a la profesión, aunque sea a tiempo parcial, con cada nuevo bebé la mamá se ve más y más atada al hogar. A uno se lo puede dejar con los abuelos, pero, ¿podrán hacerse cargo de dos? Dificultades parecidas surgirán con una niñera o incluso con el papá. Y despues, ¿cómo organizarse si el más grande ya va a la guardería mientras que el pequeño se queda aún en casa?

Las dudas de la madre son normales y el solo hecho de plantearlas indica que ya se preocupa de ambos hijos por igual. Una de las características del amor materno y paterno es precisamente su incondidonalidad. Quieren con un amor inquebrantable.

Escrito por | 8 de marzo de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta