El bajo peso del bebé prematuro

El mayor conocimiento de todos los fenómenos fisiológicos que se producen en la madre y el hijo durante el nacimiento ha contribuido a una drástica reducción de la mortalidad de los recién nacidos. Sin embargo, no debemos dejarnos llevar por las cifras que nos ofrecen las estadísticas: la mayoría de las muertes y de las secuelas de enfermedades infantiles reconocen su origen en el período perinatal.

Ya han quedado atrás los problemas que antaño preocupaban sobremanera a los médicos: el trauma obstétrico y la asfixia del recién nacido. La lucha por la supervivencia y por conseguir la total integridad física y psicológica, así como la completa integración social de estos niños, constituyen los objetivos fundamentales de la moderna neonatología. En consecuencia, uno de los problemas que en la actualidad quita el sueño a los neonatólogos son los recién nacidos de bajo peso. No sólo se trata de mantenerlos con vida, sino de procurar por todos los medios que esos diminutos bebés crezcan y se desarrollen con normalidad y que puedan disfrutar de una buena calidad de vida.

Se calcula que todos los años nacen en nuestro país entre 3 000 y 4 000 bebés de bajo peso. Como es lógico, sus posibilidades de supervivencia dependen en gran medida de la atención que reciben y del peso que tienen al nacer.

Escrito por | 27 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta