El bebé comprende lo que pasa

Desde el principio el bebé absorbe todo; su aparato sensorial está preparado para recibir estímulos. Capta los mensajes que le llegan desde el exterior, y en ningún momento deja de ser vulnerable a ellos.

El primer vínculo que él tiene con una persona significativa es con su madre. Por eso es capaz de diferenciar el nido suave y acogedor que ella le arma con sus brazos mientras le habla con amor, del contacto duro y seco, cuando lo toma tensa y nerviosa, ordenándole que se calle.

“Es chiquito, todavía no entiende“, consideran algunos padres para justificar la presencia del bebé en el dormitorio de ellos, o en la cama grande, por ejemplo.

Permanentemente hay que tener conciencia de su presencia, pequeña pero muy real. El está ahí, con toda su capacidad para recibir lo que sucede en su entorno: una pelea, una discusión, una enfermedad, el encuentro amoroso de sus padres. Y también con todas las posibilidades que tiene su cuerpo para manifestarse.

El pequeño cuenta con una variedad infinita de signos y señales y sólo sus papas tienen la clave justa para descifrar el significado. Un pataleo desacostumbrado, ese aleteo singular, ciertos chillidos o distintos tipos de llanto. Y también la sonrisa especial o un movimiento característico de su cabecita.

Escrito por | 1 de enero de 2010 con 2 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Comentarios

  1. Las manos del bebé - Crece Bebe - 18 de enero de 2010 | 21:20

    […] una barra, durante el primer mes suelen mantener los puños cerrados. A partir de los dos meses ya abren las manos con frecuencia, aunque aún las mueven con cierta torpeza. Entre tres y cuatro meses se convierten […]

  2. El carácter del bebé - Crece Bebe - 4 de julio de 2010 | 9:02

    […] mamas notan desde los primeros días, muchas incluso desde el embarazo, ciertos rasgos claros en el carácter de su bebé. La facilidad para irritarse, la forma de mamar, los hábitos de sueño, entre otros aspectos […]

Deja una respuesta