El bebé se despierta

Algo que todas las madres hemos sufrido con nuestros bebés, es que se despiertan por la noche. Hasta los seis meses de edad, esto prácticamente es inevitable, ya que el bebé lactante necesita alimentarse cada pocas horas. Aunque lo normal, es que se despierte cada vez menos a medida que pasan los meses.

Pero cuando el bebé ya es más grande, y no mejora sus hábitos de sueño, es síntoma de que algo anda mal y debemos prestar atención al hecho, tanto por el bien del bebé como el nuestro. También puede suceder que el bebé dormía bastantes horas seguidas a la noche, y de un día para el otro comienza a despertarse con más frecuencia.

Esta es una lista básica de algunas razones por las cuales un bebé se puede estar despertando:

* Está hambriento porque no comió lo suficiente durante el día y la noche anterior.
* Está experimentando dolor o molestias debido a la dentición.
* Está experimentando dolor debido al reflujo, una enfermedad común en los bebés pequeños, que es similar a la acidez estomacal en los adultos.
* Tiene dificultades para respirar, la nariz congestionada o con mocos, causando interrupciones en su sueño.
* El entorno en el que duerme no es cómodo: demasiado caliente, demasiado frío, demasiado seco o el colchón es incómodo (no olvidemos que el bebé crece y un colchón que era adecuado cuando pesaba 4 kilos ya no lo es cuando el bebé pesa 9 kilos. Los colchones que nos ofrecen para bebés recién nacidos suelen ser muy delgados)

Las mayoría de estos problemas tiene solución. Si el bebé tiene hambre, debes trabajar en llenar más su estómago durante el día. El pediatra puede sugerirte que incorpores más alimentos en la dieta del bebé, algo que sea más contundente para su estómago. Te puede aconsejar que incorpores cereales y otros alimentos sólidos.

El reflujo debe ser diagnosticado por el médico. Por lo general, cuando sufren de este mal, arquean su espalda y a veces lloran cuando comen. Hay medicamentos especiales para los bebés con este problema, que deben ser prescritos por el pediatra.

Si el bebé tiene problemas para respirar, te puedes dar cuenta porque hace ruido por la nariz o le cuesta mucho esfuerzo aspirar. La nariz del bebé debe estar totalmente descongestionada y limpia. Esto también debes consultarlo con el médico. Te puede recomendar aplicarle gotas de solución salina, pero debes tener mucho cuidado con esto. Ten en cuenta que los bebés no saben respirar por la boca, y si les tapas la nariz con las gotitas, se pueden ahogar. Si el bebé tiene mocos, y te resulta difícil extraerlos con el aspirador, baña al bebé y extráelos inmediatamente después de terminar el baño, por lo general los mocos se aflojan y extraerlos es muy sencillo.

Puede interesarte: Cuánto deben dormir los bebés y niños, Rutinas en los bebés, Sueño del recien nacido

Vía| babiesonline

Escrito por | 7 de octubre de 2008 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Primeros meses

Artículos relacionados

  • Chupete natural para bebés

    El chupete es un gran aliado de sus padres y prueba de ello es su nombre en inglés: pacifier o pacificador, es decir un sencillo objeto que sirve...

  • Tipos de llanto del bebé

    Lloran porque le duele algo, porque tienen sueño o simplemente porque está aburrido. Un bebé puede llorar por muchas razones y comprender sus...

  • Descifrando el llanto del bebé

    Un bebé puede llorar más fuerte o más despacio, puede hacerlo en forma constante o espaciado, gritar o ser apenas escuchado. Distinguir el tipo...

  • El chupete y el sueño

    Es común que cuando los bebés están muy dormidos arrojen el chupete de sus bocas y sigan durmiendo con placidez. El problema aparece cuando los...

  • La sonrisa social del bebé

    Es en el segundo trimestre de vida en el que la sonrisa de tu bebé comienza a tener un valor social. René Spitz, investigador del desarrollo...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta