El calcio para el crecimiento óseo de los niños y embarazadas

Un bebé recién nacido tiene un esqueleto prácticamente cartilaginoso. Sólo tiene unos pocos focos osificados, a partir de los cuales irá sustituyendo los tejidos de cartílagos por huesos calcificados. Pero todo esto debe ir ayudado por una buena alimentación. Esta es la manera más eficaz y natural de estimular el crecimiento de los huesos infantiles. Sin los nutrientes básicos el desarrollo será insuficiente.

Entre los minerales, el calcio es el más importante ya que constituye el 50 por ciento de la masa ósea, y en la pubertad, antes de los clásicos estirones que preceden a la adolescencia, el aporte calcico se debe duplicar. Lo mismo ocurre con las mujeres embarazadas, ya que gran parte del calcio de la estructura ósea de la mujer va a ser utilizado para la formación del bebé en gestación.

El aporte de calcio en los niños o embarazadas se realiza en cantidades más que suficientes a través de la leche y todos sus derivados, sin necesidad de recurrir a pastillas o medicamentos. Como norma general se calcula que medio litro de leche diario o un yogur y dos vasos de leche o un vaso de leche y una porción de queso son suficientes, pero todos los días.

Escrito por | 8 de noviembre de 2009 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta