El cansancio de las embarazadas

En los tiempos que corren, las prisas, el trabajo fuera de casa y el temor a perder el empleo, determinan que muchas mujeres se conviertan en una especie de “superembarazadas” que no pueden darse el lujo de tomarse un respiro ni para combatir la fatiga propia de su estado.

Cuando se le pregunta por su profesión, ¿qué mujer se atrevería a contestar: “embarazada“? Sin embargo, “la dulce espera” no siempre es tan dulce y exige que su cuerpo se ponga a trabajar a tope con el fin de fabricar un bebé. Aunque para ello dispone de nueve largos meses, la verdadera revolución hormonal que tiene lugar en su organismo determina que, más de una vez se sienta extenuada, al borde de las lágrimas. Alegría y felicidad se entremezclan sutilmente con una sensación de laxitud, cansancio y somnolencia, cuyo resultado es un cóctel que muchas veces ella no alcanza a comprender en todo su alcance.

LAS CAUSAS DEL CANSANCIO

En condiciones normales, una mujer que trabaja fuera de casa y que por la noche debe enfrentarse con las tareas hogareñas, puede llegar a sentirse extenuada, aunque cuente con la ayuda de su compañero. Si bien el embarazo no es una enfermedad, produce ciertas modificaciones que contribuyen a que la futura madre se encuentre más agotada que de costumbre.

Conspiran contra un descanso reparador las prisas y el miedo a perder el empleo. En consecuencia, muchas mujeres terminan por convertirse en una especie de “superembarazadas” que, con orgullo, proclaman a los cuatro vientos que trabajaron hasta el último día. Claro que habría que preguntarse con qué beneficio.

Escrito por | 31 de mayo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta