El Corralito

Cuando el bebé comienza a deambular, ya sea que gatee o que camine, explora e investiga, porque es naturalmente curioso. Es normal que intente tocar todo y aun llevárselo a la boca, ya que por medio de ella conoce el mundo.

En los primeros meses, toma los juguetes u objetos que se le acercan o están al alcance de su mano e inmediatamente se los lleva a la boca y con ella los explora. Cuando ya gatea o camina puede desplazarse en busca de aquello que lo atrae. Por este motivo es conveniente alejar de él todo lo que sea potencialmente peligroso, para evitar accidentes.

Estos pueden ser una necesidad en momento dado, pero no se debe abusar de ellos. Es preferible que la madre realice las tareas de la casa cuando hay otro adulto o en los momentos en que el bebé duerme; de lo contrario, puede permitirle que se desplace detrás de ella, teniendo especial cuidado de eliminar todo peligro y dejando a su alcance juguetes u objetos que sean de su interés.

Lo verdaderamente importante es introducir al niño en el conocimiento de las cosas permitidas y las que no lo son, para lo cual es necesario que la mamá le proporcione explicaciones claras y sólo si el niño ha demostrado que el objeto en cuestión le interesa. La solución no está en encerrarlo fuera del mundo sino en enseñarle a vivir en él.

Escrito por | 8 de abril de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta