El cuidado de las orejas y la nariz

La nariz y las orejas son zonas muy frágiles por lo que hay que tener cuidado a la hora de higienizarlas para no lastimarlas. Los médicos aconsejan no ocuparse de estas partes del rostro ya que son órganos que se mantienen limpios por sí mismos. Es por eso que nunca hay que introducir un palillo de algodón o algo similar para limpiarlos pues entonces la suciedad irá aún más adentro. Lo mejor es dejar que todo baje en forma natural para entonces poder quitarlo.

En el caso de la cera, es una secreción natural del revestimiento de la piel en el canal exterior del oído y funciona a modo de protección pues es antiséptica, impidiendo que entren el polvo y la arena. La eliminación de la cera irrita la piel y provoca un efecto contrario pues entonces se segregará aún más cera.

Si aún así desea limpiar la zona, puede usar discos de algodón o gasa húmeda y pasar sólo en el exterior de la oreja con mucho cuidado. Nunca aplique gotas en la oreja o en la nariz, salvo que hayan sido prescriptas por el médico.

Escrito por | 19 de junio de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta