El desarrollo de la independencia del bebé

Los bebés pequeños no tienen sentido de la individualidad y así es como sienten que ellos y sus madres son una sola persona. La figura materna es tan sólo una prolongación de su propia figura y el sentido de independencia llegará a medida que se desarrolle.

Así es como llegan a los 6 o 7 meses y se produce la primera fisura. Es entonces cuando comienza a percibir que él y su madre no son uno y aparece cierta angustia, un sentimiento que incluso se profundiza con los meses y a medida que crece esta distinción.

Hacia los 7 meses los bebés advierten que son independientes y es por eso que aparece el miedo a que la figura materna no regrese cuando los deja. Entonces rompen en llanto y reclaman su presencia en forma constante, en especial durante la noche. Durante los meses siguientes, el sentido de la independencia crecerá y hacia el año de vida el bebé podrá diferenciarse de su madre. Si bien hasta los dos años de vida es común que lloren cuando se los deja en la guardería, a medida que crecen la angustia será menor pues la acumulación de experiencia les indica que la mamá regresará por ellos.

Para afianzar su independencia y confianza se recomienda incrementar las actividades independientes. Hay que incentivar al bebé para que coma solo, aprenda a vestirse, tome el biberón o el vaso o entre solo al coche pues a mayor independencia, menores serán sus temores frente a la ausencia de la madre.

Escrito por | 31 de enero de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Primeros meses

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta