El embarazo en el octavo mes

Por fuera, la panza dominará la escena. Por dentro, el útero se apoyará contra el diafragma. En este mes, el aumento de peso no debería ser inferior a un kilo. Tu respiración se hará un poco más difícil, siendo frecuente la fatiga. Hasta el ombligo se hace notar, al borrarse y aplanarse. Es sólo un signo externo de toda la compresión que sufren los órganos intraabdominales y torácicos (aparato digestivo y pulmones) a esta altura de las consecuencias.

Durante el octavo mes, el útero se encuentra en su posición más elevada. El bebé aún está muy móvil, fuera de la pelvis; falta el descenso. El volumen circulatorio (volemia) supera los cinco litros y el corazón bate a todo ritmo. En el extremo inferior del abdomen, a nivel del pubis, el cartílago que une la rama izquierda con la derecha, se estira y ablanda, para permitir que más adelante aumente el diámetro de la pelvis y el bebé pueda encajarse.

La marcha se hará con los pies abiertos hacia fuera y adelante, y bien separados. Como todo un “lord”, te echarás bien hacia atrás para no irte de cara al suelo, y las caminatas se harán más lentas, con paradas cada vez mas frecuentes,.

Escrito por | 8 de marzo de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta