El hábito de la succión en los niños

Hay una edad en la que es normal chupar todo, sin embargo cuando esta etapa no se supera se debe pensar que el niño tiene algún problema.

La costumbre de succionar el pulgar es considerada como un hábito que incluye la succión no nutritiva (SNN) como el chupete, el mordillo, e incluso, el pelo. Las causas de esta costumbre está explicada por las dos teorías más importantes que trataron este tema: son la psicoanalítica del desarrollo psico-sexual, propuesta por Freud, y la del aprendizaje.

Uno de los conceptos sobre digito-succionadores que aporta la teoría psicoanalítica es que el ser humano posee una tendencia succionadora biológica. Este concepto se sostiene en la observación de chupeteo intrauterino y por el reflejo neonatal de rotación (al tocar a un bebé cerca de la boca tiende a llevar la cabeza hacia ese lugar y abrir la boca) y chupeteo (actividad de succión que ocurre cuando el objeto hace contacto con la boca del bebé).

La teoría del aprendizaje indica que la SNN corresponde a una respuesta adaptativa. Por ejemplo, un niño asocia sentimientos placenteros, como la saciedad y el bienestar luego del hambre, con el chupeteo. Estas sensaciones pueden ser recordadas transfiriéndolas a la acción de chupar los objetos disponibles que le resultan más accesibles, esto es, el pulgar y el resto de los dedos. Quizás el origen del chupeteo de los dedos pudiera ser explicado por una combinación de las teorías psicoanalítica y del aprendizaje. Una explicación combinada sugiere que todo niño con desarrollo normal posee una tendencia biológica inherente a la succión. Los reflejos de rotación y de succión serían una mera expresión de esta tendencia.

Por otra parte, los factores ambientales contribuirían a transferir esta tendencia a la succión hacia fuentes no nutritivas, como el pulgar o los dedos. Los succionadores del pulgar parecen estar influidos por muchos factores social y culturalmente derivados, la mayoría notables a través de las prácticas de crianza. Una comparación de los estudios realizados en Suecia desde 1949 hasta 1982 demostró una disminución en los hábitos de digito-succión paralela al incremento del uso del chupete. Otro autor mostró que menos del 3% de los niños que usaban chupete desarrollaron un hábito succionador. En los últimos estudios que se realizaron en los Estados Unidos concluyeron que la prevalencia de digitosucción en los chicos estadounidenses a los 2 y 5 años es de alrededor de 23 y 18%, respectivamente.

Escrito por | 23 de agosto de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta