El ingreso a la escuela

Desde el punto de vista afectivo y rutinario, ingresar en el sistema escolar no tiene muchos beneficios para el niño y tampoco para los adultos. Para los padres, y fundamentalmente para la madre, tiene también su costo. Significa que hay que dejar partir a ese niño, entregarlo, cederlo de alguna manera, al mundo exterior. ¿Serán buenos sus compañeritos? ¿La maestra será lo sufucientemente afectuosa?.

Decimos que el proceso de separación es más complejo para la madre, porque el embarazo y la dependencia del bebé en los primeros tiempos hicieron que el sentimiento de pertenencia hacia el hijo fuera inevitablemente mayor que para el padre. Si relacionamos lo anterior con lo que ocurre en el aprendizaje, podemos hacer ciertos paralelismos que expliquen la relación entre los primeros años de vida y la adaptación del niño en la escuela.

Aprender significa, entre otras cosas, incorporar algo nuevo, diferente. En ese sentido, de la mayor o menor frustración con que el niño y la madre hayan vivido las sucesivas etapas de separación que hemos descripto, dependerá su preparación para afrontar el inicio escolar. Este representa, junto con la separación que posteriormente representará la adolescencia, momentos decisivos en la individuación de cualquier sujeto.

Esta base psicoafectiva va delineando diversos planos en el aparato psíquico y el resultado final es la emergencia del pensamiento simbólico.

La escuela recoge el final de un complejo desarrollo fabricado mucho antes del ingreso escolar. Los procesos de aprendizaje tienen con la escolaridad una relación igual a la que tiene el entrenamiento de un deportista con su desempeño a la hora del partido. Volver al análisis de las causas de conflicto en el proceso de aprendizaje-escolaridad implica abrir una lista de razones no excluyentes. Para su análisis cabe aclarar los conceptos de potencial intelectual y rendimiento intelectual. El rendimiento intelectual es el desempeño y exposición de un potencial previo acumulado.

Escrito por | 9 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta