El llanto del bebé mayor de 3 meses

La inseguridad inicial de los padres, así como las dificultades de asentamiento del bebé, poco a poco darán paso a unas relaciones más relajadas. Cuanto mejor comprendan los padres las reacciones de su hijo, tanto más fácil les resultará consolarlo.

Un escollo duro que espera aún a un pequeño porcentaje de progenitores es el llamado cólico de los tres meses, que se denomina así porque después de este tiempo desaparece por sí solo. Aunque los médicos todavía no se han puesto de acuerdo sobre la verdadera causa de este fenómeno, parece tratarse de una inmadurez del sistema digestivo.

Después de comer, el niño llora con desolación, sobre todo por la tarde. Alzarlo en brazos para mecerlo o pasear con él, sólo lo consuela un momento pero no por demasiado tiempo. Incluso así lo pasará mejor en brazos de mamá, quien pondrá su mano sobre la pancita dolorida, le hará un suave masaje o lo pondrá boca abajo sobre sus rodillas.

Por supuesto también el bebé mayor de tres meses puede llorar por hambre, por estar incómodo, por soledad o por sobreestimulación, aunque esto ocurrirá ya con menor frecuencia, puesto que sus padres saben interpretar sus llamadas, lo conocen mejor y pueden evitar estas situaciones.  En cambio ahora aparecen otros tipos de llanto, como el llanto de enojo o el llanto de demanda, ambos muy fáciles de reconocer por la situación en que se producen.

Sea cual sea la causa por la que llora nuestro bebé, el consuelo ha de llegar siempre lo más pronto posible. El pequeño debe sentir que este mundo no es un espacio hostil, sino un lugar donde le brindan amparo y comprensión. Es un error pensar que lo estamos malcriando si nos mostramos demasiado solícitos con él. Ocurre exactamente al contrario: el bebé que encuentra una respuesta inmediata a sus demandas no llorará más. No será caprichoso; se convertirá en un niño contento que sabe que puede fiarse de sus padres, porque siempre están ahí.

Otro error consiste en distinguir entre necesidades físicas y necesidades emocionales. El bebé es un ser social desde el principio y está en su derecho si llora por aburrimiento, soledad, necesidad de compañía o ganas de jugar. Hay que atender estas demandas con la misma solicitud con que se prepara una mamadera o se cura una herida.

Escrito por | 11 de julio de 2012 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros meses

Artículos relacionados

  • Más causas del llanto del bebé

    Frío. En muchos bebés -sobre todo si han nacido con poco peso- el mecanismo que regula su temperatura corporal aún no funciona bien. Estos...

  • El llanto de un recién nacido

    El llanto de un recién nacido es el ruido más estruendoso que uno se puede imaginar. Acústicamente se ha comparado con los decibelios que...

  • Saber si al bebé le duele algo

    A menudo, no es fácil reconocer si al bebé le duele algo. Algunos pediatras ingleses, después de observar a cientos de ellos, han enumerado...

  • Cuando el bebé llora

    Cuando llora, está diciendo que algo le pasa (este mecanismo garantiza su supervivencia), sólo que muchas veces no es fácil adivinar de qué...

  • El oído en el bebé de 3 meses

    En el niño de 2 ó 3 meses se debe comprobar ante todo si se sobresalta cuando se produce a su alrededor algún sonido imprevisto. Además, es...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta