El niño y su cuarto

Mencionamos antes los casos en que el niño tiene su cuarto como único espacio para sus actividades y funciones. En otras ocasiones, por el contrario, el espacio que usa el hijo es toda la casa, que comparte con los adultos, aunque sus vidas se diferencien por los ritmos, los horarios, los intereses: bastará con solucionar la comunicación entre los diversos puntos, de forma que se puedan separar y aislar o transformar en un espacio esencialmente de relación. En todo caso, se debe asegurar al niño la autonomía y la intimidad necesarias, ya que son un requisito imprescindible, incluso en aquellas actividades que parecen ser las menos reservadas, como el juego y otras actividades creativas.

El equilibrio de las relaciones entre los momentos privados y personales y el ambiente exterior (primero, familiar, y luego, social) es siempre delicado, y será difícil encontrar una solución satisfactoria y definitiva si se la limita al recinto del alojamiento. Esto se debe a que la evolución de las necesidades psicológicas y físicas del niño, y del joven, hace que se modifique continuamente la forma de utilizar todo el espacio disponible, pero también a que la proporción entre la necesidad de espacios privados y espacios comunes depende del grado de autonomía y de integración que alcanza cada uno en contacto con los modelos sociales más generales, que, en cierto momento, prevalecen sobre el modelo familiar.

Cualquiera que sea el esquema de distribución de nuestra vivienda, ya esté tradicionalmente delimitada por zonas, o más modernamente libre y abierta, el espacio reservado a los hijos debe satisfacer el difícil equilibrio entre una autonomía suficiente, para permitir que madure su personalidad, y la conveniente integración, para favorecer las comunicaciones con los demás. Pero, ante todo, debe permitir proceder a variaciones en la disposición y en el modo de utilizar el ambiente, que están directamente relacionadas con los cambios de la personalidad, al madurar ésta a la vez que prosigue el crecimiento físico.

Escrito por | 16 de septiembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta