El oído en el bebé de 3 meses

En el niño de 2 ó 3 meses se debe comprobar ante todo si se sobresalta cuando se produce a su alrededor algún sonido imprevisto. Además, es importante observar cómo reacciona ante los ruidos o sonidos intencionados: cuando se agita una campanilla, un sonajero, cuando se dan palmadas, etc. En caso de normalidad auditiva, el niño volverá la cabeza en la dirección del objeto que produce el ruido.

Si se trata de un niño ya algo mayor, los padres han de controlar cómo reacciona el pequeño ante los diferentes sonidos y si empieza él mismo a emitirlos (es decir, si vocaliza).

Para comprobar si el niño es capaz de localizar el origen del ruido (al menos en un plano horizontal), debéis actuar de este modo: la mamá tiene en brazos al niño, otra persona se sitúa frente a él para atraer su atención, mientras que una tercera persona, situada detrás de la madre, emite sonidos -de diferente intensidad y frecuencia- a la derecha y a la izquierda del pequeño. El niño con un oído normal girará la cabeza alternativamente a derecha e izquierda.

Escrito por | 16 de febrero de 2012 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta