El parto desde los ojos del bebé

Apenas nace, al bebé le cortan el cordón umbilical, un error en poblaciones como la nuestra, ya que se pierde la transfusión placentaria que es tan importante en las poblaciones carenciadas porque puede corregir anemias futuras. Además, es bueno no obligarlo a respirar bruscamente durante los primeros minutos. En seguida, se lo llevan para revisarlo, alejándolo de su madre, le introducen cánulas, lo vacunan y le ponen gotas en los ojos, todo esto bajo la luz de lámparas que resultan muy fuertes para él.

Lo óptimo es que se lo deje sobre el cuerpo de la madre, para que pueda buscar el pezón y tomar la teta si lo desea, seguir en contacto con su calor y oyendo los latidos de su corazón, el sonido que mejor conoce. La conexión con la mirada de la madre es muy importante. Si el bebé está sano y bien, no necesita nada más que esto.

Después de un parto que impactó en forma gratificante a la mujer, los primeros días del puerperio, que son complicados en sí por todo el cambio que implican en la vida, se viven con mucha más naturalidad y relax. La tarea que viene después del parto es aprender a descifrar los códigos del bebé e incorporarlo a la pareja o a la familia.

Escrito por | 15 de octubre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta