El parto fácil

Haber tenido un parto rápido anteriormente es un factor para tener en cuenta, aunque no es determinante. Cada experiencia es única, y una misma mujer puede tener partos muy diferentes. En cambio, sí parece influir, y bastante, el número de hijos que se tengan. Por regla general, el segundo tarda menos en nacer que el primero, a veces la mitad. En el primer parto, el cuello del útero tiene que acortarse y borrarse antes de empezar a dilatar; en las mujeres que ya han dado a luz, el cuello se somete a modificaciones que ya ha sufrido antes y se borra y dilata al mismo tiempo.

Los partos siguientes tienden a acortarse y, por eso, son las grandes multiparas (madres que han traído al mundo más de cuatro hijos) las que suelen protagonizar los nacimientos muy rápidos. O bien, más raramente, todo lo contrario. El desgaste progresivo de los músculos y tejidos uterinos puede causar flacidez y atonía de este órgano, reduciendo la efectividad de las contraecciones y lentificando el proceso.

Generalmente se tiende a identificar parto rápido con parto fácil. Y esto es cierto, aunque sólo a medias. Evidentemente, las parturientas asi como médicos y parteras, prefieren un proceso que avance a buen ritmo y no se prolongue innecesariamente.

Por ejemplo, si en lugar de ocho o horas de contracciones, son sólo cuatro, en teoría el esfuerzo que realizan madre e hijo es menor. Además, si todo termina pronto, disminuye el riesgo de  posibles complicaciones, que todo parto conlleva.

Ahora bien, eso significa que cuanto menos dure el parto, mejor. Cuando todo ocurre en forma vertiginosa (los médicos lo denominan parto “en avalancha”) convenientes superan con creces las ventajas. Las dilataciones  muy rápidas, con frecuencia, suelen ir acompañadas de hiperdinamia, es decir, muchas contracciones (en general muy intensas y dolorosas) en muy poco tiempo para reponerse.

Asimismo puede dar lugar, después del período expulsivo, a una atonía del útero por agotamiento muscular, con peligrosas consecuencias, ya que las contracciones uterinas del posparto inmediato son necesarias para prevenir eventuales hemorragias.

Escrito por | 14 de febrero de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta