El peligro de la otitis

Las causas de la sordera en el niño son numerosas, pero merece ser recordada entre todas ellas la otitis media. La otitis media, en el niño, se ve favorecida por algunas circunstancias anatómicas. La trompa de Eustaquio, que comunica el oído medio con la faringe, es muy corta y recta en el niño; además, el tejido linfoideo está muy desarrollado (adenoides, amígdalas, etc.), por lo que las infecciones repetidas de la garganta y de las vías respiratorias superiores suelen pasar fácilmente al oído medio, donde se agravan porque la trompa a menudo se obstruye y bloquea el drenaje.

Un tratamiento incorrecto puede volver crónico el proceso inflamatorio y poner en peligro la fina estructura y los delicados movimientos de la cadena de huesecillos del oído y, en consecuencia, provocar un déficit de la función auditiva.

Prescindiendo de las causas, la sordera parcial es un fenómeno muy extendido entre la población infantil. De hecho, se cree que, del 20 % de los niños que tienen dificultades en la escuela, al menos una cuarta parte no oyen bien; por otro lado, las diferentes formas de sordera congénita afectan a uno de cada mil niños.

La sordera, incluso cuando es parcial, es un defecto que hay que considerar con mucha seriedad, no sólo porque compromete el éxito escolar, sino sobre todo porque puede ser un factor de atraso en el desarrollo mental del niño. El carácter empírico de la valoración de la capacidad auditiva es fuente de desacuerdos entre los especialistas acerca de qué se debe entender por sordera.

Escrito por | 14 de noviembre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta