El peso del lactante

Tanto si es amamantado como si toma biberón, el bebé no necesita ser pesado una vez por semana. Si todo va bien, es suficiente con el control pediátrico mensual.

La leche materna es capaz de cubrir todas las necesidades nutricionales del bebé, asegura un aumento de peso progresivo y previene el sobrepeso. La lactancia natural es el mejor factor preventivo de la obesidad ya que evita el exceso de alimentación, entre otras cosas, porque la leche natural cambia a lo largo de la toma: al principio es muy dulce y rica en hidratos de carbono; y al final, más amarga y rica en grasas. Eso estimula en el bebé el sentimiento de la saciedad cosa que no ocurre con los biberones: un niño puede tomar 250 cc de leche de fórmula y querer más.

Esto explica en parte por qué los bebés alimentados con biberón tienen mayor tendencia a estar gorditos. Otra explicación es la costumbre, por fortuna, en declive, de espesar las mamaderas, ignorando las indicaciones del pediatra, algo que no debe hacerse jamás. Un bebé rollizo no suele ser motivo de preocupación. Sí lo es, y mucho, el niño que no engorda al ritmo establecido. Si está tomando el pecho, enseguida se cuestiona la cantidad o calidad de la leche materna, con frecuencia en forma injustificada.

En el primer trimestre, la ganancia de peso normal es de 150 a 200 gramos a la semana, y éste es el índice objetivo de que el pequeño está ganando lo que debe. Cuando no se alcanzan estas cifras, hay que intentar averiguar la causa (puede ser que el niño haya estado resfriado…) antes de precipitarse a prescribir biberones complementarios. Es cierto que esto se hace, pero cada vez menos. Actualmente, la nueva generación de pediatras está a favor de la lactancia natural ya que saben que el bebé que mama está más sano.

Para saber si el pequeño gana peso en la proporción adecuada, normalmente basta con el control mensual que realiza su pediatra. Si el médico tiene alguna duda, hará controles más frecuentes, una vez por semana o cada quince días. No se recomienda comprar una balanza para pesar al pequeño en casa. Sobre todo está desaconsejado el sistema de la doble pesada, que consiste en pesar al bebé antes y después de mamar. Esto hay que olvidarlo; no tiene sentido y es neurotizante para la mamá.

Escrito por | 11 de agosto de 2010 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros meses

Artículos relacionados

  • El desarrollo del bebé

    Aunque parezca increíble, los bebés desde el nacimiento van desarrollando nuevas habilidades en forma vertiginosa. Te contamos cuáles son los...

  • De los 6 a los 12 meses

    A lo largo de este semestre el bebé nos sorprenderá continuamente con nuevas habilidades. El bebé se encuentra ahora en el umbral de una...

  • Balanza electrónica para bebés

    Un accesorio que puede considerarse útil para el control del desarrollo del bebé es la balanza, en este caso les presentamos la balanza...

  • ¿Cuándo llora el bebé?

    Los estudios demuestran que los bebés lloran un total de una hora y 45 minutos cuando tienen dos semanas; tres horas diarias cuando tienen...

  • Estreñimiento de bebés lactantes

    Los niños que toman el biberón hacen la caca muy distinta de los de pecho. Suele ser más espesa (algunos francamente dura, ya que son...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta