El peso del recién nacido

El adelgazamiento inicial, normal en los primeros días de vida, da paso a un aumento de peso progresivo, de unos 20 a 30 gramos diarios a lo largo del primer mes. No es correcto hablar de recién nacidos delgados o gorditos, sino de niños con un peso adecuado (o no) a su edad gestacional. Por ejemplo, en los bebés a término (nacidos entre la semana 37 y 41 de embarazo), el peso promedio está entre los 3 y 3,5 kilos. Los márgenes de normalidad son amplios y van desde los 2.500 gramos hasta algo más de 4 kilos (las nenas son levemente más delgadas que los varones).

El peso al nacer depende fundamentalmente de la herencia genética (del peso de los padres en su nacimiento), pero también del entorno familiar, de cómo transcurre el embarazo. Así, algunas patologías maternas, como la diabetes predisponen a tener chicos grandes. Por el contrario, el consumo de tabaco, alcohol y/o drogas son factores que contribuyen a una escasa ganancia ponderal del bebé.

Pero el peso al nacer no tiene por qué determinar el desarrollo posterior. Los bebés de bajo peso para su edad gestacional o chiquitos C.I.R. (crecimiento intrauterino retrasado) pueden tardar tiempo en adquirir el tono de sus coetáneos, incluso hasta dos años; pero, en general, con las atenciones que reciben en las unidades de cuidados intensivos neonatales y la estimulación temprana, evolucionan muy biena. Tampoco los bebés grandes para su edad gestacional tienen que ser necesariamente niños o adultos obesos, aunque siempre hay que investigar la causa del sobrepeso.

Todos los recién nacidos sufren una pérdida ponderal en los primeros tres o cuatro días de vida, que puede llegar a representar el 10 por ciento de su peso. Esto se debe, sobre todo, a la eliminación de parte del líquido retenido en la fase final del embarazo y a la expulsión de los primeros excrementos (orina y meconio). Al final de la primera semana, los bebés empiezan a engordar a un ritmo constante. A los 30 días pesan un promedio de 4 kilos.

Escrito por | 9 de agosto de 2010 con 2 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Primeros días

Artículos relacionados

Comentarios

  1. El tamaño de la cuna - Crece Bebe - 22 de agosto de 2010 | 8:03

    […] personas dudad sobre la conveniencia de poner al recién nacido en una cuna. Y tienen razón: el bebé estará más a gusto en un moisés de dimensiones más […]

  2. El colchón para la cuna - Crece Bebe - 26 de agosto de 2010 | 8:02

    […] dos primeros años no necesitará almohada. Además, es peligrosa: los recién nacidos pueden ahogarse y los bebés mayorcitos la usan para escalar. Una alternativa es la almohada […]

Deja una respuesta