El peso y el embarazo

¿Acaso es necesario ponerse en forma para ser mamá? Aquellos consejos que los profesionales de la salud dan acerca de lo que conviene y de lo que no conviene para nuestro organismo, se aplican a toda mujer que quiera quedar embarazada.

Cuando una mujer cursa algún tipo de enfermedad grave, aguda o crónica, es poco posible que quede embarazada. Esto se debe a que, posiblemente, sus relaciones sexuales sean poco frecuentes o imposibles, así como a que muchas enfermedades que comprometen el estado general obstaculizan el normal funcionamiento ovárico e impiden la ovulación. Es más, una mujer enferma, en especial si padece algún mal crónico, como una diabetes difícil de compensar o tuberculosis o ciertas enfermedades “autoinmunes”, como la artritis, debería consultar a un especialista antes de intentar un embarazo.

Pero veamos lo que ocurre con la mayoría de las que no están enfermas. La mujer puede quedar embarazada desde poco después de su menarca (o primera menstruación) hasta poco antes de su menopausia (o última menstruación). Aunque es muy conocido por todos el hecho de que, más allá de los 38 ó 40 años, las chances de lograr un embarazo y llevarlo hasta el término se reducen significativamente.

Algo que obsesiona por igual a obstetras y a mujeres que están en la dulce espera es el peso corporal. Antiguamente se creía que. cuanto más gorda estaba la madre, más saludable era su embarazo. Craso error. La embarazada no debe aumentar más del 15 al 20 por ciento de su peso habitual, siempre que no esté excedida al quedar embarazada. Entonces, el primer consejo para quienes quieren “estar en forma” para “encargar un bebé” es buscar el equilibrio en el peso corporal.

Las diabéticas se encuentran entre aquellas mujeres jóvenes que mayor problema tienen con su peso corporal debido a su trastorno metabólico. Es muy importante que toda diabética reciba su “alta” o autorización médica por parte del endocrinólogo antes de iniciar la búsqueda de un hijo. El embarazo de madre diabética es posible y puede desarrollarse dentro de un marco de normalidad, siempre y cuando la enfermedad se halle debidamente controlada.

Escrito por | 15 de febrero de 2010 con 1 comentario.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre Concepción y Embarazo y Infertilidad y Salud

Artículos relacionados

  • Consejos para evitar calambres en el embarazo

    Los calambres musculares durante el embarazo se deben a la circulación perezosa de la sangre y al trabajo de conjuntos de músculos que en...

  • Amniocentesis

    Para nadie resulta nueva la palabra amniocentesis. Todas sabemos que es una prueba realizada en la embarazada, para determinar cierto problemas...

  • Beber mucho líquido durante el embarazo

    Cuando estás acostada, quienes se benefician son los ríñones, que durante el último trimestre del embarazo deben "filtrar" un litro más de...

  • La belleza de la embarazada

    La gravidez es un cambio fisiológico natural que se opera en el organismo femenino. Esperar un hijo significa, para muchas mujeres, hacerse...

  • Cómodos sostenes para embarazadas

    El embarazo provoca una revolución en el cuerpo y no sólo hablamos de los kilos que aumentan a medida que los meses transcurren sino de la...

Comentarios

  1. Inducir el parto - Crece Bebe - 26 de mayo de 2010 | 8:01

    […] enfermedades maternas, entre ellas la diabetes, la hipertensión arterial y la incompatibilidad Rh, requieren la interrupción del embarazo antes […]

Deja una respuesta