El por qué de los 3 años

Al principio fue el “¿esto qué es?”, acompañado de un dedito señalador, y repetido ante cada nuevo objeto que se cruzaba en su camino. Pregunta inocente de fácil respuesta. Ahora, entre los tres y los cuatro años, la cuestión se complica para ellos y para sus padres. Los pequeños se han zambullido en la segunda etapa interrogadora, la de los temibles “¿por qué?”.

“¿Por qué el agua sale de la canilla?” “¿Por qué la luna no baja nunca?” “¿Por qué yo soy una nena y mi hermano un nene?” “¿Por qué el osito no habla”?… Son sólo una muestra de las cuatrocientas preguntas que estos infatigables curiosos son capaces de formular al día.

Ellos tienen ahora la curiosidad y el deseo de saber de un científico o un explorador. Es un impulso de aprender que surge en forma natural, y es muy importante que los padres los dejen en plena libertad para hacerlo, ya que su futuro éxito en la escuela dependerá, en gran medida, de esta primera etapa. Cierto es que este afán no tiene medida ni límites. Su recién adquirido vocabulario, cada vez más nutrido, les permite lanzarse a la aventura de preguntar. Descubren, además, que una pregunta no se dice igual que una afirmación: la entonación y la forma gramatical son diferentes.

Por otra parte, se divierten con el mecanismo pregunta-respuesta. Es como si al formular una pregunta estuviesen apretando un botón y el efecto que consiguen es la respuesta. Un montón de habilidades lingüísticas a estrenar que los mantienen entusiasmados.

Por ello, es importante que se les dé una contestación. La cuestión es no defraudarlos con silencios o evasivas. Y, desde luego, hay que contestar a sus preguntas claramente, ofreciéndoles una explicación adecuada a su edad.

Escrito por | 21 de abril de 2011 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , ,
Lee más artículos sobre Niños y Primeros años

Artículos relacionados

  • Los niños siempre quieren ganar

    Cuando los niños son pequeños no hay que ahorrar ni un solo elogio. Los psicólogos insisten en que no debemos preocuparnos de que el niño...

  • La autoestima a los 3 años

    Los niños a los 3 o 4 años necesitan que los adultos, sobre todo personas cercanas y queridas, les confirmen que son capaces de hacer las...

  • Responder preguntas de los niños

    No se trata, de ningún modo, en obsesionarse por dar la respuesta del millón de dólares, pues no estamos concursando, pero tampoco de...

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta