El problema del RH

En 1939, los doctores Landsteiner y Wiener descubrieron un nuevo grupo sanguíneo, al que llamaron «grupo o factor Rhesus» (Rh), en memoria del mono de la especie Macacus Rhesus del que se sirvieron para sus experimentaciones. Clasificaron la sangre de los hombres en Rh positiva o Rh negativa, según se observara o no la presencia de este factor.

Actualmente es bien “sabido que ciertos problemas de la sangre relacionados con el factor Rh pueden perjudicar al feto e incluso provocar su muerte; por lo tanto, será de suma importancia la determinación del factor Rh en la sangre de la madre. Explicaremos brevemente en qué consisten las alteraciones relacionadas con este factor; ante todo, estas solo pueden darse cuando la madre es Rh negativa el padre Rh positivo. Todas las demás combinaciones «ambos padres positivos, o ambos negativos, o madre positiva y padre negativo) no tienen consecuencias peligrosas. Ahora bien, puesto que el hijo hereda siempre el factor positivo cuando éste se da en cualquiera de los padres, consideraremos qué puede ocurrir en este caso concreto.

En la sangre de una gestante Rh negativa, después de dar a luz su primer hijo Rh positivo se forman ciertas sustancias llamadas anticuerpos. Estos anticuerpos quedan en la madre y no determinan, por el momento, ninguna alteración en ella ni en su hijo. Por el hecho de tener estos anticuerpos se dice que aquella mujer quedó sensibilizada.

Si queda embarazada de otro hijo también Rh positivo, éste sufrirá las consecuencias de la anterior sensibilización al producirse el paso de los anticuerpos maternos a la sangre del hijo. Dichos anticuerpos provocan la aglutinación y destrucción de las células de la sangre (hematíes) del hijo. Éste puede nacer muerto, o bien presentar la llamada ictericia, que consiste en una coloración amarilla de toda la piel. La causa de dicho color se encuentra en la presencia de una sustancia liberada al destruirse los hematíes; esta sustancia tiene la particularidad de poder afectar el normal funcionamiento de los centros nerviosos, ocasionando las lesiones cerebrales que a veces presentan estos recién nacidos.

Escrito por | 4 de julio de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta