El Sentido del Tacto

Esta es la pancita…, dice la madre y extiende un poco de crema sobre la panza de su hijo. Con suaves movimientos circulares frota la piel hasta hacer desaparecer la blanca sustancia. Luego hace lo mismo con el resto del cuerpo: “Y esto es un brazo… y otro brazo… y ahora las piernitas…”. El bebé, de seis meses y medio, ríe y gorjea feliz.

El lenguaje del tacto es un idioma que los niños comprenden desde el día en que nacen. Los diminutos receptores de la piel registran cada toque, cada rozamiento y caricia, enviando el correspondiente estímulo al cerebro.

El contacto piel sobre piel significa para el bebé mucho más que para los adultos: además de indicarle que no se encuentra solo en este mundo, fomenta la estructuración del cerebro y, con ello, su desarrollo físico, afectivo e intelectual.

De todos los sentidos, el del tacto juega el papel más importante en el desarrollo afectivo e intelectual del bebé.

0-12 MESES

Nuestras caricias le dan amor y seguridad. Dos elementos muy necesarios en esta etapa.

1 AÑO
El contacto con la naturaleza los relaja y les enseña mil cosas.

2 AÑOS
Hacerse grande es una tarea que se las trae. Para dejar de ser bebé necesita mucho de nuestra ayuda.

3 AÑOS

Sus primeras “malas palabras” nos sorprenden. Mantener la calma es una medida que siempre da resultados.

4-5 AÑOS

Comer no es sólo sentarse a la mesa e ingerir alimentos. Es también una cuestión de comunicación y afecto.

6-8 AÑOS

A esta edad suelen llorar a menudo. Todos los motivos y un cuento para enjugar las lágrimas.

Escrito por | 16 de mayo de 2010 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta