El sueño del bebé en las noches de verano | Segunda parte

Para que el bebé logre un sueño reparador y sin interrupciones, lo ideal es que la temperatura del ambiente esté entre 19 y 21 grados. Pero para se sienta aún más cómodo y a gusto puedes vestirlo con un pijama de algodón, un tejido suave y natural que evita que la transpiración se acumule. Lo ideal es que además tenga costuras planas y un diseño sencillo que le permite moverse con libertad, evitando los botones en los lados para que no molesten al bebé.

Además, habrá que tomar los recaudos para ahuyentar mosquitos, insectos muy frecuentes en las noches de calor. Debido a que los repelentes no están recomendados en bebés pequeños, puedes usar mosquiteros en la cuna o bien citronella, un producto apto para bebés. También puedes usar los enchufes anti mosquitos, encendiéndolos antes de acostar al niño y apagándolo cuando entra en sueño.

No hay que preocuparse si durante el verano el bebé suda mucho al dormir pues esto se debe a que los bebés son más sensibles a la temperatura porque tienen más superficie corporal en proporción a su peso que un adulto. Al dormirse se producen unos cambios hormonales que provocan mucha transpiración, sobre todo en la cabeza y en las manos.

Vía: Ser Padres

Escrito por | 14 de agosto de 2014 con 0 comentarios.
Etiquetas: , ,
Lee más artículos sobre Bebés y Niños

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta