El sueño y el comportamiento de los niños III

Como hemos explicado los anteriores post, el comportamiento del niño es muchas veces el reflejo de un buen descanso, por lo tanto hemos de tener en cuenta una serie de factores para lograr que la hora de dormir no se convierta en una batalla agotadora todas las noches.

Vimos en primer lugar como las tensiones diurnas inciden y como es importante educar el reloj biológico que todos llevamos dentro desde los primeros meses. Pero lo fundamental es tener en cuenta que cada niño es diferente, aun dentro de la misma familia y eso se debe a los diferentes temperamentos de cada uno. Algunos han heredado temperamentos que son más sensibles a imágenes, sonidos, olores, luces, texturas y emociones. Sus reacciones son a menudo más intensas y  pueden ser más lentos para adaptarse a los cambios que otros. Hay cinco tipos de temperamentos o personalidades que se pueden considerar problemáticos a la hora de dormir:

Los niños intensos, son los que viven las emociones intensamente. Este tipo de niño necesita de ayuda de los adultos para calmarse a sí mismos y no quieren ser o dejados solos. Son de gran ayuda las caricias, el trato suave, o leer una historia mientras está sentado en tu regazo. Necesitan tiempo para relajarse antes de acostarse. Las horas de sueño y de siesta deben ser respetadas, ya que, cuando están demasiado cansados, deben luchar ferozmente para controlar sus fuertes emociones.
El niño sensible, es el que percibe todo, desde un ligero ruido, a los pequeños cambios del entorno, a las diferencias en el sabor o la textura y hasta las emociones de quienes lo rodean. En primer lugar, créele a tu hijo cuando dice que algo le está molestando. Realmente no podrá dormir hasta que se corte la etiqueta de su pijama o el televisor de la sala se apague. Tener un “nido” confortable para dormir es particularmente importante para ellos. Mantas y almohadas deben oler y sentir bien. Es mejor que su cama este en un rincón acogedor, en lugar de flotar en el centro de la sala.

Los niños lentos para adaptarse, son los que tienen dificultades para pasar de una cosa a otra. Este niño necesita horarios consistentes  para ir a la cama y para despertar, de modo de ayudar a su reloj biológico establezca cual es la hora de dormir. La preparación es clave, necesita señales claras de advertencia cuando se está acercando la hora de acostarse para que pueda iniciar la transición a dormir. Prueba con actividades tales como ir bajando las luces, retirando los juguetes y las distracciones. Cambiar su rutina antes de acostarse es inquietante para él. También es importante que le des tiempo en la mañana para que se pueda despertar lentamente.

El niño irregular, es aquel que es impredecible; nunca duerme a la misma hora del día y fácilmente queda dormido en cualquier parte. A pesar de que parece resistirse a las rutinas, el niño irregular debe ser conducido suavemente hacia un horario. Crea una rutina y proporciona un apoyo suave pero firme, para ayudarlo a lograr un horario regular para dormir. Una vez que se ha adaptado a no descuidarse!

El niño de gran energía, es el que siempre está en movimiento. Este niño es conocido por su “corta ventana” para dormirse, si se pierde ese momento, su sistema se cargará de nuevo. Horarios inquebrantables le ayudarán a no dejar pasar esa “ventana”, ese breve lapso en que disminuyen sus actividades sin descanso. Este es también un niño que necesita ejercicio durante el día.

En general, estos niños nunca deben ser dejados solos llorando a la hora de dormir! Sus niveles de angustia son reales y sólo se logrará aumentarlos si se los deja desantendidos. Ellos necesitan de sus padres para que los ayuden a relajarse y a calmarse, para poder dormirse. Si logramos comprender los tres factores:la tensión, los horarios y el temperamento, seremos capaces de fomentar un entorno que conduzca al sueño , puesto que el buen descanso es una prioridad. El resultado: mejorará la salud, mejorará la productividad y lograremos el disfrute de la compañía mutua.
Ver más:

El sueño y el comportamiento de los niños II

Consejos para educar y disciplinar a nuestros hijos

Trastornos del sueño en el niño: pesadillas

Vía / Parenthood.com

Escrito por | 8 de mayo de 2009 con 0 comentarios.
Etiquetas: , , , ,
Lee más artículos sobre General y Niños y Padres y Primeros años

Artículos relacionados

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta