El test del moco cervical

Para hacer el test del moco de cuello uterino, es necesario introducir en la vagina los dedos índice y medio, girar el primero alrededor del cuello uterino (éste se reconoce porque su forma recuerda la punta de una nariz) para recoger el moco, y sacar los dedos unidos. Ya fuera de la vagina, se separa el pulgar y se observa si la sustancia forma un hilo no muy frágil. Los días en los que esto sucede son fértiles.

Al principio la idea de tocarse los órganos sexuales internos resulta desagradable. Pero por regla general, las mujeres deseosas de ser madres, una vez que descubren que puede existir una prueba tangible de los días en los que son capaces de concebir, tardan poco en superar el rechazo.

Si no se logra el embarazo en seis meses, la pareja debería acudir a un especialista para averiguar las posibles causas. Lo más probable es que el médico pida a la mujer que lleve un calendario de menstruaciones (temperatura basal). Cuando la espera se prolonga en exceso, la pareja suele convertir el acto sexual en una mera búsqueda de descendencia, lo que no hace más que aumentar la impaciencia. Conviene evitar esto ya que en la mayoría de las ocasiones, espontáneamente o con la ayuda de la medicina, el embarazo acaba siendo una feliz realidad.

Escrito por | 27 de octubre de 2011 con 0 comentarios.
Lee más artículos sobre Sin categoría

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta