Elegir la mejor escuela para nuestros hijos

A punto de egresar del jardín de infantes se presenta ese gran interrogante que significa la elección de la escuela a la que concurrirán nuestros hijos. Se arma el debate y se intercambian opiniones entre madres preocupadas por elegir lo correcto para sus niños. Aparecen las escuelas de gestión pública, las concertadas y las privadas. Laicas y religiosas. Más o menos caras. Gratuitas en el mejor de los casos.

Elegir la escuela correcta no sólo guarda relación con la institución en sí sino con los valores familiares. Hay escuelas prestigiosas a las que todos querríamos asistir pero también niños que las transitan y que dicen sentirse poco contenidos en ellas, demasiado exigidos. O sienten miedo, despersonalización y otros sentimientos. O bien aquéllas que se ajustan a las pedagogías más actuales pero resultan en una propuesta más vinculada con el mercado que con formar ciudadanos éticos y con capacidad crítica.

Elegir la escuela de nuestros hijos significa un proceso de introspección previa que involucra a toda la familia y que permitirá conocer la idiosincracia del grupo. Hay escuelas con mayor o menor prestigio, con una mejor oferta académica o una más pobre pero lo que es seguro es que no hay escuelas buenas y malas sino escuelas que coinciden o no con el proyecto familiar y con el estilo de vida y la educación que queremos para nuestros niños. Ese es el punto de partida para la reflexión final. Luego sí, es momento de estudiar la propuesta curricular, el modo en el que la institución ejerce la autoridad docente o los métodos de aprendizaje utilizados, aspectos que sumarán en la decisión. Sin embargo, sin esa coincidencia inicial es probable que la elección no sea la acertada.

Escrito por | 24 de mayo de 2014 con 0 comentarios.
Etiquetas: ,
Lee más artículos sobre Padres

Random Posts

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta